Desagüe de ducha a pared.

Esta elegante y minimalista solución oculta es una nueva e innovadora alternativa en la instalación de las duchas de obra.

Trasladar el desagüe del plato de ducha a la pared evita trabajos sobre la solera pero sobre todo facilita la limpieza de la ducha y consigue un diseño sin interrupciones en el pavimento.

Diferentes marcas son las que presentan entre sus soluciones este sistema de desagüe oculto que además es personalizable, pudiendo en algunos casos quedar totalmente oculto bajo el mismo revestimiento de la pared, o simplemente visible por una tira de acero inoxidable o cromado.

Aunque hace tiempo que podemos encontrarlo en el mercado últimamente han sido mejorados sobre todo pensando en reformas de baños. Marcas como  Geberit requieren ahora un espesor de la base de solado de tan solo 65 mm (los edificios antiguos a menudo tienen poco espesor).

Es fácil de instalar y registrable para un mejor mantenimiento. Suelen incluir filtros anticabello fácilmente accesibles, como es el caso del que presenta Geberit.